Home

Taller 99

Talleres

Servicios

Artistas

Trabajos colectivos

Contacto
 
 
 

Carta Nemesio Antúnez
Período Refundacional
Período U. Católica
Período Refundación
Período Melchor Concha
Artistas Invitados

 

 

 

 

 

De “Conversaciones con Nemesio Antúnez”

...Y en ese retorno a la patria, buena parte de su equipaje lo ocupó una vieja prensa francesa. Arrendó una casa en la comuna de Providencia, calle Guardia Vieja Número 99, antigua casa de los inquilinos de la hacienda de Ricardo Lyon. Y cuando la eligió, sabía que el número marcaría el nombre de su escuela, siguiendo los pasos del maestro Hayter: “Taller 99”. Conocía su país lo bastante para saber que -rivalidades y temores mediante- no se le facilitaría la posibilidad de enseñar el oficio del grabado en un aula universitaria. Lo intentó por varios meses. Y entre quedarse inmóvil, lamentando la idiosincrasia, y actuar con independencia y rebeldía, Nemesio optó por lo segundo.

Así nació, en 1956, el taller destinado a artistas formados:

“Allí trabajaron en equipo muchos artistas jóvenes de entonces, importantes hoy día, fascinados todos por la técnica, por la magia que tiene tomar una plancha, hacerle incisiones, con buril o ácido, llenarlas con tinta, sentir después el empujar el timón a través de dos pesados rodillos que puedes levantar el papel aplastado, levantarlo lentamente y ver a parecer tu imagen hecha realidad, impresa. Es como el arquitecto que hace sus planos en el papel, va a terreno y traza, cava, cimenta, levanta, pinta y su obra toma forma, ve lo que proyectó. Lo contrario es el pintor que, pincelada a pincelada, crea su obra directamente, sin prensa ni maestro de obra. Lo indirecto del grabado, el paso por la prensa, el resultado después del proceso invisible del entintado y paso por la prensa, es una magia especial propia sólo del grabado”.


* Fuente: Libro "Conversaciones con Nemesio Antúnez" de Patricia Verdugo.

Leer carta de Bill Hayter a Nemesio


 
Mail