Home

Taller 99

Talleres

Servicios

Artistas

Trabajos colectivos

Contacto
 
 
 

Carta Nemesio Antúnez
Período Refundacional
Período U. Católica
Período Refundación
Período Melchor Concha
Artistas Invitados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nemesio Antúnez
Adriana Asenjo
Roser Bru
Juan Carlos Castillo
Isabel Margarita Cauas
Pablo Chiuminatto
Patricia Claro
Cristián Corral
Alfonso Fernández
Lisi Fox
Guillermo Frommer
Teresa Gazitúa
Urbano González
Gabriela Guzmán
Beatriz Leyton
Cristián Marambio
Emilio Miguel
Pedro Millar
Lise Moller
Maya Mora
Javiera Moreira
Rafael Munita
Anselmo Osorio
Rebeca Puga
Vicente Rioseco
Pedro Sánchez
Angel Santisteban
Rossana Scappini
Marco Antonio Sepúlveda
Ricardo Yrarrázaval

 

“El Grabado estaba recluido nuevamente a las escuelas para enseñar a los alumnos de arte, había que reorganizar talleres independientes para los artistas mayores, el grabado estaba enfermo.” 1

Desde esta perspectiva Nemesio Antúnez se decide a refundar el Taller 99.  Después de 39 años de la fundación original y en circunstancias similares; …”reabrió sus prensas el Taller 99 con colores propios después de varios intentos de unir fuerzas con otros grupos.  Lentamente llegaron los artistas a trabajar.”1

El espacio lo determinó el terremoto de 1985 puesto que, se encontraban trabajando en la construcción del futuro taller en el sindicato de trolebuses donde se proyectaba crear el centro de actividades artístico culturales El Troley, cuando sobrevino el siniestro y derrumbó los trabajos realizados en el lugar.  En esos días Carmen Waugh estaba organizando el centro de arte La Casa Larga en la calle Bellavista y, basada en la antigua amistad y trabajo conjunto que mantenía con Nemesio Antúnez, lo invita a instalar el Taller 99 en ese lugar.

La Casa Larga reunió y vitalizó la actividad artística y cultural en Chile, produciéndose un beneficio recíproco con el Taller 99.
Durante este periodo se recuperó el sentido original de taller colectivo abierto a la comunidad y vuelven a trabajar antiguos connotados junto a jóvenes entusiastas.  Esta interacción, acorde a las inquietudes de los tiempos, produce un renovado estímulo a la creación gráfica, promueve la obra de jóvenes propuestas en muestras nacionales e internacionales y motiva la creación del Centro de Grabadores de Chile.  Esta nueva iniciativa, tendiente a reunir a todos los grabadores de Chile en una agrupación que enriquezca el Grabado a nivel nacional, se materializó a partir del impulso que le dio Nemesio Antúnez desde el Taller 99: “Que se difunda el arte a través del grabado; que se obtenga un alto nivel de calidad; que se mantenga la unión de los grabadores y que dure muchos años.”1

El buen funcionamiento del taller y la necesidad de contar con un espacio donde conviva la creación y la muestra de grabados, llevó a Nemesio Antúnez a buscar un nuevo emplazamiento para el taller.  Así encontró, junto con Ricardo Yrarrázaval, la casa de Melchor Concha.  La mudanza y los arreglos se hicieron en el verano de 1990 y se inauguró en marzo la primera sede autónoma del Taller 99.

Rafael Munita Zañartu

1 “Carta sobre el Grabado”.  Nemesio Antúnez.  Catálogo retrospectiva Grabados 1946 – 1989, Praxis..  Ediciones Hernán Garfias Ltda.  1989.


 
Mail